PTR

CPS 213 : El rechazo los rechazos

CPS 213 : El rechazo los rechazos

bachelet_103455-L0x0

La caída de Bachelet y las reformas en las encuestas y el pequeño debate

Encuesta tras encuesta se viene mostrando una caída en el apoyo a Bachelet y a las reformas tal como están siendo llevadas adelante. Y abrió un pequeño debate: ¿cuánto de Concertación o cuánto de Nueva Mayoría hay en el Gobierno?

La importancia de estos resultados, es que las reformas son el sello del gobierno y de la Nueva Mayoría. Son el trasfondo que explica, junto con la política de las dirigencias burocráticas del CONFECH, la desmovilización de los estudiantes con las expectativas que abrió. La cocina parlamentaria (con sus protocolos como el de la reforma tributaria) de este régimen anti-obrero y anti-popular de privilegios y  abusos, es el dique de contención de los empresarios con su casta de políticos sirvientes de sus intereses. Que se refuerza con la ofensiva de la prensa patronal y las movilizaciones de la derecha en las calles a través de la CONFEPA. Para impedir el negocio de la gratuidad que la reforma educacional está instalando, para impedir la transformación de la anunciada “reforma” laboral en una moderada “agenda” laboral, hay que terminar con la casta de políticos patronales uniendo las demandas de los estudiantes y trabajadores a la lucha por una Asamblea Constituyente Libre y soberana basada en la movilización.

El rechazo los rechazos

Ya por cuarto mes seguido, las encuestas muestran un descenso de la aprobación de Bachelet, que alcanza a un 45%. Y por primera vez, la desaprobación del 47% supera a la aprobación.

Y no es solo a Bachelet. Es también a sus reformas: En la decisiva reforma educacional, la desaprobación alcanza un 50%, por encima del nivel de aprobación de 45%.

La misma presidenta tuvo que admitir una “falta de confianza” en las reformas, limitándose a pedir “más trabajo” a sus ministros.

La derecha y los empresarios se entusiasmaron. El gerente general de la asociación empresarial Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Fernando Alvear, declaró: “Un exceso de reformas puede ser perjudicial para el país”. Y la presión contra toda reforma se redobla: el imperialista diario de Estados Unidos, Wall Street Journal publicó un artículo que decía que “El milagro de Chile va en reversa … Bienvenidos al Chile de Bachelet, en el que la libertad es un problema porque perturba el mundo feliz de igualdad de los socialistas”. En la Nueva Mayoría, con la DC a la cabeza pero con todos los partidos negociando con la derecha como en la reforma tributaria, tensionan todo hacia la derecha para cocinar las reformas en el Senado, y también en Diputados, con su casta de parlamentarios con sueldos millonarios, que son también en algunos casos dueños de colegios, directores de empresas, receptores de “aportes reservados” de los empresarios.

Es el rechazo de los empresarios a toda reforma que afecte sus intereses.

Por otro lado, está también, el rechazo de los estudiantes y los trabajadores. Los estudiantes rechazan la letra chica, la moderación, la cocina, los protocolos. Los trabajadores advierten contra la moderación de la “reforma” laboral transformada en “agenda” laboral.

Tras el común rechazo a las reformas que crece, se esconden rechazos de signo opuesto, que tienen todo en tensión.

El pequeño debate

Esta tensión reabrió el debate, con dos caras: Una, si las movilizaciones de los últimos años eran en realidad una impugnación en las calles a las herencias de la dictadura. La otra, si la Nueva Mayoría no es en realidad la vieja Concertación encubierta.

A lo primero, se responden que no: que eran meras movilizaciones pasajeras que buscaban “perfeccionar” el “modelo”. A lo segundo responden que sí, que es la vieja Concertación travestida.

Un pequeño debate, autocomplaciente y corto de mira. La Nueva Mayoría con sus promesas de reformas usurpando las demandas, retomó la iniciativa y cambió el escenario político, abriendo expectativas y desmovilizando a los estudiantes, aunque a su vera aumentan las luchas de los trabajadores, incluso reavivando un ánimo anti-burocrático, como se ve en el proceso de lucha de los profesores. Las tensiones en su interior, no cambian este hecho, y Bachelet declara y vuelve a declarar que continuará con su programa.

¿Sin contacto?

En su reciente viaje a Europa, Bachelet reafirmó el rumbo de reformas: “no podemos quedarnos en soluciones parciales, se requieren cambios sustantivos para superar los obstáculos”. Sí, moderadas. Pero alimenta las expectativas que cambiaron el escenario político.

La derecha, indignada y apoyada en la baja en las encuestas, acusa que “Bachelet perdió el contacto con la realidad o su ideología no la deja ver las cosas como son”.

Lo contrario es lo cierto: si la Nueva Mayoría no avanza en las reformas, se liquida a sí misma. Si lo hace moderándolas como hasta ahora, también.

Pero la moderación es el camino de estos meses.

La casta parlamentaria

La cocina parlamentaria (con sus protocolos como el de la reforma tributaria) de este régimen anti-obrero y anti-popular de privilegios y  abusos, es el dique de contención de los empresarios con su casta de políticos sirvientes de sus intereses. Que se refuerza con la ofensiva de la prensa patronal y las movilizaciones de la derecha en las calles a través de la CONFEPA.

Realimentar las expectativas (El Mercurio cifra en 66 las reformas en curso), y empantanarlas en el Parlamento, es el juego que hoy está tiñendo la política en Chile.

Las demandas se arrancan con los métodos de la lucha de clases

Por una Asamblea Constituyente Libre y soberana basada en la movilización

El impotente Parlamento guardián de los intereses de los empresarios. Las promesas engañosas de la Nueva Mayoría. Las agachadas del PC. La ayuda desmovilizadora de las dirigencias burocráticas. Todo está llevando a un callejón sin salida.

La confianza en el Gobierno y en el Parlamento de las dirigencias burocráticas de la CUT y el CONFECH, la están pagando los estudiantes y los trabajadores.

Hay que terminar con esta política. Hay que prepararse para una política independiente de los partidos patronales de la derecha y de la Nueva Mayoría, a la que el PC recubre por izquierda.

La principal tarea, en cada paro, huelga y movilización, será unificar las filas de los trabajadores bajo las banderas de una política propia, independiente de toda variante patronal.

Para impedir el negocio de la gratuidad que la reforma educacional está instalando, para impedir la transformación de la anunciada “reforma” laboral en una moderada “agenda” laboral, hay que terminar con la casta de políticos patronales haciendo que ministros y parlamentarios ganen lo mismo que un trabajador calificado, y uniendo las demandas de los estudiantes y trabajadores a la lucha por una Asamblea Constituyente Libre y soberana basada en la movilización.

Para esta lucha, hay que poner en pie un partido revolucionario de la clase trabajadora para la lucha de clases, como el que lucha por construir nuestra joven liga el Partido de Trabajadores Revolucionarios (PTR).

Comentario Político Semanal del PTR-CcC n° 213
El rechazo los rechazos: La caída de Bachelet y las reformas en las encuestas y el pequeño debate
5-11-2014 | Nicolás Miranda


About author

ptr

1 Comment

  1. Alfredo A. Repetto Saieg 7 noviembre, 2014 at 7:20 pm

    El gobierno nunca fue mayoría: basta con traer a colación la alta abstención en las presidenciales para darnos cuenta que apenas un 25% de los ciudadanos lo apoya. Tampoco es nuevo porque son los de siempre, parte de esa derecha duopólica que hace bastante tiempo administra un régimen neoliberal que defraudó a los trabajadores y a los estudiantes por igual. Por último, nunca fue parte del cambio sí de la continuidad.

    A esta altura del partido no podemos ser ingenuos. Ocurre que el gobierno de una u otra forma siempre recurre a la descalificación de quienes no compartimos sus puntos de vista. Podemos verlo en las “reformas” planteadas por el Ejecutivo: apela al movimiento social pero solo en la medida que sea complaciente con la lógica imperante. Caso contrario nos aplica la ley antierrorista, nos desacredita y hace lo que fuera con tal de seguir defendiendo los privilegios de la clase social que representa.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

t10 arch

t111

mayo 2018
L M X J V S D
« feb    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

t12

mayo 2018
L M X J V S D
« feb    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

t13 cqt

t15

quince no rima con linc o si, aveces gracias ni hay de queso no mas d epapa