PTR

Editorial Periódico N°221: El primer round de la reforma educacional:  El Gobierno gana por puntos pero sale machucado

Editorial Periódico N°221: El primer round de la reforma educacional: El Gobierno gana por puntos pero sale machucado

El primer round de la reforma educacional:

El Gobierno gana por puntos pero sale machucado

Nicolás Miranda

Octubre fue el mes de la aprobación en Diputados de las tres primeras leyes de la reforma educacional: fin del co-pago, del lucro y de la selección. Fue el primer round de la reforma educacional, del que el Gobierno sale con un triunfo doble: contra la derecha que no lo pudo impedir, y pretende ahora hacerla retroceder en el Senado. Y contra el movimiento estudiantil que, prácticamente desmovilizado, sólo se quedó con prometer un 2015 con más movilizaciones.

Aunque sí, un triunfo del que sale machucado: el Gobierno baja en las encuestas; la Nueva Mayoría extrema sus tensiones; los empresarios pasan a la ofensiva criticando abiertamente todas las reformas, en especial la laboral; la derecha, aunque al mismo tiempo afectada por distintos episodios, se envalentona impulsando movilizaciones en las calles y habiendo recuperado la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica; los estudiantes comienzan a dividirse con un fortalecimiento de su derecha y su izquierda que anuncia mayores choques; los trabajadores van ganando creciente protagonismo con una irrupción de huelgas, paros y movilizaciones.

Noviembre abrirá un nuevo frente, con las reformas laborales. Manteniendo la iniciativa con la sucesión de reformas una detrás de otra, primero la tributaria, después la primera fase de la reforma educacional, ahora la laboral, el Gobierno logra mantener la iniciativa. Aunque alimentando las tensiones en el régimen político y la efervescencia social. ¿Cómo recuperar la iniciativa para que se cumplan las demandas de los estudiantes y los trabajadores?

El primer round de la reforma educacional

Diputados aprobó el proyecto de ley que pone fin al lucro al copago y la selección en los colegios que reciben aportes del Estado. En el primer round de la reforma educacional, el gobierno ganó por puntos.

Es que, a su izquierda, logró una derrota parcial del movimiento estudiantil: primero al rechazar las indicaciones del movimiento estudiantil, después, al rechazar algunas de las indicaciones acordadas en la Comisión de Educación (como la pena de cárcel para los que lucren), y finalmente, al anunciar la reposición en el Senado del arriendo (como hacen las Universidades, que lucran simulando un arriendo por donde traspasan sus ganancias a sus inmobiliarias), lo que dará paso a una curiosidad chilena: el negocio de la gratuidad. Y sólo les quedó anunciar un 2015 de movilizaciones.

A la vez, logró también una derrota parcial de la derecha, que pretendía que la reforma naufragara completamente, y para eso se movilizó en las calles a través de la CONFEPA, desató una masiva campaña por los medios de prensa patronales, actuó junto a la Iglesia, uno de los sostenedores que más subsidios del Estado recibe. Y sólo les quedó lamentarse: el diputado UDI Juan Antonio Coloma bramó calificando las leyes como la reforma de las cuatro E: “Estatiza la educación particular subvencionada, estanca la educación pública, elimina la libertad educacional y engaña a padres y apoderados”.

Con este triunfo, el Gobierno mantiene la iniciativa, pero salió machucado.

Aumentan las tensiones

Las tensiones aumentan en todos los frentes. El Gobierno no deja de caer en las encuestas, que también muestran el rechazo, por izquierda y por derecha, a sus reformas. Los empresarios pasaron a la ofensiva rechazando todas las reformas, en especial la laboral. La Nueva Mayoría se divide, aunque se trata de una prueba de fuerzas con la DC intentando tensionar todo hacia la derecha para moderar aún más las ya moderadas reformas. La derecha también está dividida: Amplitud avanza a un nuevo referente, y le estallan en la cara un escándalo tras otro: la condena por pedofilia al cura de los ricos John O’Reilly, referente del Colegio Cumbres donde la UDI y los empresarios mandan a sus hijos; el caso Penta; la condena al represor y ex alcalde UDI de Providencia Labbé.

Las tensiones no son solo en el régimen. Los cuestionamientos ante la desaceleración económica aumentan.

Y no son solo en la economía: la derecha se moviliza en las calles a través de la CONFEPA, y además recuperó la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica. La Iglesia se pasó a la oposición con intervenciones políticas crecientes. La prensa patronal lanzó una campaña masiva y sistemática.

Hacia un mayor protagonismo sindical, y anuncio de choques dentro del movimiento estudiantil

No solo por derecha aumentan las tensiones. También por izquierda: Los trabajadores irrumpieron con huelgas, paros y movilizaciones.

Las señales de moderación de la reforma laboral, empujan a la CUT a distanciarse del Gobierno.

Un importante fenómeno entre los profesores se desarrolla: sus bases vienen imponiendo paros con movilizaciones a la dirigencia burocrática del PC Gajardo en el Colegio de Profesores.

Aunque este mayor protagonismo sindical se da en un momento de desmovilización de los estudiantes. Para esto, el Gobierno contó con la invaluable ayuda de la dirigencia burocrática de la mayoría del CONFECH, el llamado “bloque conducción” (Unión Nacional Estudiantil- UNE, Frente de Estudiantes Libertarios- FEL, Izquierda Autónoma- IA). Aunque esta ayuda está puesta en cuestión: el próximo año, el movimiento estudiantil, aparecerá dividido en 3 alas: el actual “bloque conducción” que mantiene la FECH; la derecha que ganó la FEUC; y un sector de izquierda de las Federaciones que este año se reunieron en el llamado “Congreso Educativo de los Pueblos”.

Para ordenar estas tensiones, el Gobierno cuenta con mantener la iniciativa en sus manos, lanzando una reforma tras otra, re-alimentando las expectativas, y manteniendo la discusión en las alturas del Parlamento. Para noviembre, se anuncia el inicio de la discusión de la reforma laboral.

La reforma laboral mantiene la iniciativa en manos del Gobierno y el debate en el Parlamento

La promesa de reforma laboral es otra de las reformas que le permite al Gobierno mantener la iniciativa en sus manos. Aunque ya comenzó a moderarla: ahora hablan de “agenda” laboral, en vez de reforma laboral, y la “letra chica” pasó de manos de Piñera a Bachelet. En un momento de irrupción de las huelgas, paros y movilizaciones de los trabajadores, empuja a la dirigencia burocrática de la CUT a distanciarse del Gobierno.

Pero le permite algo más al Gobierno: haber desplazado la lucha en las calles por las demandas de estudiantes y trabajadores, al debate parlamentario. Donde todo muere en la cocina del Senado.

Pero donde está el problema, está la solución. Para retomar la iniciativa, el movimiento estudiantil y de los trabajadores, deben dar un paso más en sus luchas.

Las demandas se arrancan con los métodos de la lucha de clases

Por una Asamblea Constituyente Libre y soberana basada en la movilización

El Parlamento guardián de los intereses de los empresarios. Las promesas engañosas de la Nueva Mayoría. Las agachadas del PC. La ayuda desmovilizadora de las dirigencias burocráticas. Todo está llevando a un callejón sin salida.

La confianza en el Gobierno y en el Parlamento de las dirigencias burocráticas de la CUT y el CONFECH, la están pagando los estudiantes y los trabajadores.

Hay que terminar con esta política. Hay que prepararse para una política independiente de los partidos patronales de la derecha y de la Nueva Mayoría, a la que el PC recubre por izquierda.

La principal tarea, en cada paro, huelga y movilización, será unificar las filas de los trabajadores bajo las banderas de una política propia, independiente de toda variante patronal.

Para impedir el negocio de la gratuidad que la reforma educacional está instalando, para impedir la transformación de la anunciada “reforma” laboral en una moderada “agenda” laboral, hay que terminar con la casta de políticos patronales haciendo que ministros y parlamentarios ganen lo mismo que un trabajador calificado, y uniendo las demandas de los estudiantes y trabajadores a la lucha por una Asamblea Constituyente Libre y soberana basada en la movilización.

Para esta lucha, hay que poner en pie un partido revolucionario de la clase trabajadora para la lucha de clases, como el que lucha por construir nuestra joven liga el Partido de Trabajadores Revolucionarios (PTR).

8-11-2014

About author

ptr

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

t10 arch

t111

diciembre 2017
L M X J V S D
« feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

t12

diciembre 2017
L M X J V S D
« feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

t13 cqt

t15

quince no rima con linc o si, aveces gracias ni hay de queso no mas d epapa