PTR

Una vez más: El Partido Comunista se arrodilla frente a la Democracia Cristiana

Una vez más: El Partido Comunista se arrodilla frente a la Democracia Cristiana

IMG_0569-2012_06_04-26-web

Una vez más: El Partido Comunista se arrodilla frente a la Democracia Cristiana

Fabián Puelma

La Nueva Mayoría se formó con un objetivo claro: apaciguar las movilizaciones, tomar nuestras demandas para desviarlas hacia el congreso y retomar la iniciativa política. La gran novedad de esta operación es que el Partido Comunista se sumó con todo. Varios meses han pasado desde que Bachelet llegó a La Moneda y hoy queda claro que el gobierno ha cedido a la fuerte presión que han ejercido los empresarios, la derecha y la iglesia. La Democracia Cristiana ha sido un actor clave dentro de esta ofensiva, puesto que ha abogado por moderar las reformas a favor de los empresarios.

Hoy el movimiento estudiantil se encuentra en retroceso y la discusión política se ha concentrado en las alturas del régimen. En este marco es que las tensiones al interior de la Nueva Mayoría han sido uno de los temas recurrentes de la coyuntura política. El Partido Comunista y la Democracia Cristiana han sido protagonistas de estas tensiones. Sin embargo, el PC ha agachado la cabeza, se ha subordinado al rumbo que ha tomado el gobierno y se ha posicionado como un paladín de la unidad de la Nueva Mayoría, lo que confirma que su entrada al gobierno representa un importante giro a derecha del Partido Comunista.

El PC frente a la cocina tributaria de Zaldívar

La reforma tributaria fue una de las primeras muestras de que la Nueva Mayoría negociaría las reformas con la derecha. Y fue una negociación escandalosa, en la cocina de Zaldívar y con representantes de los grandes gremios empresariales. El PC, como todos los partidos de la Nueva Mayoría, votaron disciplinadamente a favor del proyecto del gobierno en la cámara de diputados, el cual fue modificado sustancialmente en el Senado.

¿Qué hizo el Partido Comunista frente a esta jugada? Lamentaron lo sucedido, pidieron que no sucediera lo mismo en la reforma educacional y aseguraron que estudiarían detenidamente el protocolo de reforma tributaria escrito con la derecha. Pero todo quedó en palabras, porque finalmente el PC cerró filas y apoyó la medida, pese a que el “corazón” de la reforma fue abiertamente modificado y se mantuvieron intactos los pilares del sistema tributario heredado de la dictadura.

El PC pide disculpas a los empresarios

El Partido Comunista dejó pasar esta primera cedida, jurando que no se repetiría lo mismo en la reforma educacional. Craso error. Si bien el gobierno logró aprobar las primeras medidas de la reforma educativa (fin al lucro, fin al copago y la selección), no puede afirmarse que el proyecto fue aprobado tal como lo presentó el gobierno. Ya se anunció que en el Senado se rediscutirá el tema del arrendamiento de inmuebles por parte de los sostenedores, lo que es la base para el lucro de los empresarios educativos. Así también, se rechazó la moción de penar con cárcel a los sostenedores que lucren.

La diputada Karol Cariola se limitó a informar por twitter quiénes votaron contra esta medida. La Democracia Cristiana no se quedó callada y salió a pedir explicaciones al Partido Comunista. A la par, frente al clima represivo que ha tratado de instalar la derecha y el Ministro del Interior luego de los bombazos, el embajador de Uruguay y militante del PC Eduardo Contreras, planteó en un diario uruguayo “¿a quién le interesan los actos terroristas? A la derecha, a la derecha empresarial” y también planteó que “la directiva DC de 1973 apoyó el Golpe”. Estos simples dichos motivaron una fuerte ofensiva por parte de la Democracia Cristiana quienes exigieron la renuncia del embajador. ¿Qué hizo el PC? Nuevamente agachar el moño. Eduardo Contreras planteó públicamente sus disculpas: “He trabajado intensamente con los empresarios, en el tiempo que he ejercido como embajador los conozco y sé que mis dichos no reflejan fielmente mis pensamientos y a la DC porque me consta su vocación democrática y porque forman parte de la misma coalición política de mi partido”.

El vergonzoso rol de Bárbara Figueroa en la CUT y el PC en la crisis del Arcis

No hay dobles lecturas. El Partido Comunista está subordinado de cuerpo entero al rumbo del gobierno. La escena es siempre la misma: el gobierno retrocede ante la derecha, el Partido Comunista esboza tibias críticas, la Democracia Cristiana lanza toda su caballería sobre el PC y éste retrocede y pide disculpas en pos de la unidad de la Nueva Mayoría y el sagrado programa (intocable para todos salvo para la derecha y los empresarios).

Pero el PC no sólo actúa así en las alturas del régimen, también muestra su cara frente al movimiento estudiantil y al movimiento obrero. Así lo ha demostrado en la crisis de la Universidad Arcis, puesto que se ha limitado a defenderse frente a los ataques oportunistas de la derecha, pero ha sido activo en buscar desmovilizar y desarticular el movimiento de defensa del Arcis, en donde estudiantes y trabajadores piden la estatización con control triestamental. A su vez, Bárbara Figueroa y Gajardo han jugado un papel vergonzoso en la CUT, pactando un salario mínimo de hambre, buscando desmovilizar a los profesores en lucha y viendo pasivamente cómo el gobierno pasa de la “reforma laboral” a una “agenda laboral” que no consagra el derecho a huelga.

No cabe duda que el Partido Comunista no constituye una alternativa para los miles de trabajadores que empiezan a salir a luchar y a enfrentarse a los empresarios en múltiples huelgas, ni tampoco es una alternativa para el movimiento estudiantil. Los trabajadores y estudiantes necesitamos un partido de la clase obrera, un partido revolucionario, una herramienta de combate para acabar con toda la herencia de la dictadura en base a la fuerza de trabajadores y estudiantes, sin ninguna confianza en la casta política de los empresarios.

8-11-2014

About author

ptr

2 Comments

  1. Alfredo A. Repetto Saieg 11 noviembre, 2014 at 8:53 am

    Para los que de buena fé votaron por esta falaz “Nueva Mayoría” creyendo que así se inauguraba una nueva época caracterizada por un ciclo político de grandes cambios, hay un asunto que no alcanzaron a entender en su real dimensión: no existe ningún ejemplo histórico donde una élite haya gobernado contra sus intereses, es decir, en favor del bienestar común.

    ¿La patronal renunciaría voluntariamente a los privilegios de un modo capitalista de producir que la considera benefactora de la Humanidad a pesar de que vive de la explotación del trabajo ajeno? Entonces, si la mayor parte de los dirigentes de la Concertación, ni hablar de la Alianza, son directores, funcionarios, dueños o accionistas de colegios y de universidades privadas, de las AFP y de cuanto negociado existe en Chile, cómo podemos pretender que este gobierno reivindique una educación al modo que lo exige el movimiento social?

  2. Alfredo A. Repetto Saieg 13 noviembre, 2014 at 6:26 pm

    La historia de Chile es una muestra fecunda de que los trabajadores no somos nada sin organización política, sin esos partidos o movimientos, sindicatos, etc., que defienden nuestros intereses de clase. De ahí la gravedad de que el PC o el PS, diciéndose de izquierda, revolucionarios inclusive, en los hechos se conviertan en los partidos más moderados, leales y responsables del gobierno para así resguardar la estabilidad de una “democracia” de muy baja intensidad.

    Esos partidos deberían blanquear su posición ideológica porque si entendemos que una organización de izquierda lo que busca es el cambio- definido en sus propuestas programáticas a través de la participación popular- debo decir que ellos están lejos de serlo. Seamos claros: la finalidad de la izquierda es llevar a los trabajadores al poder para así construir el país que nos merecemos. De ahí que cuanto más amplios son los sectores de la clase que organizamos, más cerca estamos de realizar la tarea de una emancipación que no acepta el oportunismo. Por eso, la organización política del movimiento social es nuestra única opción.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

t10 arch

t111

septiembre 2018
L M X J V S D
« feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

t12

septiembre 2018
L M X J V S D
« feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

t13 cqt

t15

quince no rima con linc o si, aveces gracias ni hay de queso no mas d epapa