PTR

Actualidad Obrera n° 6: Golpes patronales, “cocina laboral” y las tendencias a la insubordinación obrera

Actualidad Obrera n° 6: Golpes patronales, “cocina laboral” y las tendencias a la insubordinación obrera

2010886

Actualidad Obrera n° 6

Golpes patronales, “cocina laboral” y las tendencias a la insubordinación obrera

Pablo Torres

13-11-2014

Los patrones resisten las reformas laborales, denuncian un “clima anti-empresarial” y chantajean con la “incertidumbre” de la desaceleración. El gobierno los invita a dialogar y trabajar en las mesas técnicas, a sus giras internacionales, acude a sus seminarios y cenas. Introduciendo la “letra chica” modera las moderadas reformas y así, no terminará con las odiosidades del Código Laboral de la dictadura. Pero los trabajadores empiezan a enfrentar la ofensiva patronal y la moderación  pro-patronal del gobierno de Bachelet: con huelgas, paros y movilizaciones, continúan un curso ascendente de organización y con la tendencia a sobrepasar la legalidad laboral neo-pinochetista. Pero más aún: se empiezan a insubordinar contra la burocracia de Jaime Gajardo (PC), que busca no hacer “olitas” al gobierno y cerrar cualquier proceso de lucha de clases, expresión más profunda de las tendencias del movimiento obrero y de la crisis de representación sindical.

Los empresarios golpean la mesa

Fue en la cena anual de la SOFOFA (sociedad de fomento fabril) que los grandes empresarios nuevamente golpearon la mesa, frente a Bachelet y sus ministros. Von Mühlenbrock, presidente del gremio industrial denunció un “clima anti-empresarial”, según ellos, por parte de políticos “irresponsables” de la Nueva Mayoría. Chantajeó con la “incertidumbre” de la desaceleración económica culpando a las “reformas” del gobierno y acusando que pretenden cambiar el rumbo del Chile neoliberal. Cuestionados (tras los innumerables escándalos de colusión y corrupción de las grandes fortunas), se defienden atacando las reformas. Le siguieron los multimillonarios patrones: Andrés Santa Cruz, presidente de la CPC, que agrupa a las grandes empresas del país; Bernardo Matte, presidente de la Fundación Paz Ciudadana (una de las cinco grandes familias del país) que criticó a la Nueva Mayoría; Horst Paullman, dueño de Cencosud, que dijo que el 90% de los empresarios respaldan las palabras de Von Mühlenbrock. Desde la derecha en el parlamento, apoyan estas palabras cuestionando la “constitucionalidad” de las reformas laborales. El RN Andrés Allamand amenaza con recurrir al reaccionario Tribunal Constitucional para enfrentar las reformas, lo mismo que anteriormente había planteado la UDI. Presionan, golpean la mesa, amenazan y chantajean. Así, buscan terminar con cualquier reforma por mínima que sea, defendiendo sus intereses y privilegios, su modelo de negocios. Pero están cuestionados.

El giro a la “cocina” de la “agenda laboral”

La economía, en una desaceleración profunda. Hasta septiembre, el país sólo ha crecido 1,7%, 1/3 del crecimiento de los últimos años. Las importaciones van en caída, tanto de bienes de consumo como durables (entre -20 y -30%) y de bienes de capital. La inflación va en aumento, con un 5,7% en doce meses, y 6,3% en lo que llaman “el IPC de los pobres”. Los alimentos (la tercera parte del presupuesto de los más pobres) han aumentado un 10,2% en lo que va del año. Y aumenta el desempleo y se contraen los salarios. Sólo en la construcción se han perdido este año 28.000 puestos de trabajo. En la II región de Antofagasta, se han perdida 6.000 puestos de trabajo en la minería. Los patrones, a la vez que golpean la mesa resistiendo las reformas por mínimas que éstas sean, atacan con despidos descargando la desaceleración sobre los hombros de los trabajadores, y preparan nuevos choques.

El gobierno, emprendiendo un giro pro-patronal, reafirma, como señaló el Ministro de Economía Alberto Arenas, que “el sector privado son el motor de la economía nacional”. Y así, prepararon el presupuesto fiscal con más concesiones de carreteras privadas, inversión hacia los privados. Y así, los invitan a las giras internacionales. Y así, dejaron de llamar “reformas laborales” para llamarla “agenda laboral”. Y así, ya señalan los límites de las moderadas reformas (que mantienen el Código Laboral de la dictadura) que vienen con “letra chica”, intentando dejar contento a los empresarios que les golpean la mesa.

Veamos:

_ Dijeron que otorgarían “derecho efectivo a huelga” terminando con los reemplazos. Retrocediendo, ahora hablan de que la prohibición de utilizar reemplazantes en huelga sería: “acotada” a un tiempo determinado para no afectar procesos productivos; que no se considerará reemplazo la reubicación de trabajadores no sindicalizados para asumir funciones de los huelguistas; la empresa mandante podría reemplazar trabajadores subcontratados en huelga; y permitir los reemplazos si una determinada función se considera esencial para la actividad productiva con los “servicios mínimos”. Es decir, no habría derecho efectivo a huelga.

_ En un seminario en la Universidad Adolfo Ibañez, la Ministra del Trabajo Javiera Blanco señaló: “No está en la agenda laboral del gobierno la negociación colectiva interempresas”. Por tanto, seguiría radicada la negociación en el ámbito de la empresa.

_ Titularidad sindical: aseguró que no habrá “sindicatos únicos” ni tampoco sindicalización automática, permitiendo por otra parte la “negociación individual”. Suprimirían los grupos negociadores sólo en aquellas empresas donde hay sindicatos. Y mantendría la extensión de beneficios a trabajadores no sindicalizados, que utilizan más del 70% de las empresas para impedir la afiliación sindical.

_ Ampliaría las materias a negociar a “jornadas y horas de trabajo”, a favor de los empresarios que buscarán flexibilizar bajo esa vía.

Así, mantendrían los rasgos más odiosos del Código del Trabajo del pinochetismo.

Aumentan las huelgas y la tendencia a la “ilegalidad” de las luchas de los trabajadores                 

En este escenario de discusión de la “agenda laboral”, continúa la tendencia huelguista ascendente entre los trabajadores. Veamos algunas huelgas estas últimas semanas: 126 trabajadores del Sindicato N° 1 Komatsu Antofagasta / 500 trabajadores de Sonda y Quintec / 1.265 trabajadores no profesionales de la Clínica Dávila / hace pocas semanas la huelga en Scotiabank con 1.500 trabajadores, tercera huelga bancaria en el año /  Mega con 520 trabajadores: iluminadores, sonidistas, camarógrafos, trabajadores de prensa, tramoyas, utileros, trabajadores del área dramática, del reality, del matinal, de transmisión, programación y de las áreas comercial, de marketing, de administración y de pañol / Trabajadores Museo Interactivo Mirador / Cobre Cerrillos /  trabajadoras jardines infantiles y salas cuna VTF en Paine.Y aumentan las paralizaciones “ilegales”: La FENATS Nacional (trabajadores de la salud) han convocado a paro nacional el 13-14 noviembre denunciando este año como “año perdido” para los trabajadores de la salud / Paro Nacional de tecnólogos médicos / Paro de 48 horas de trabajadoras Asociación de Funcionarios de Junta Nacional de Jardines Infantiles (AJUNJI) por no incorporarlos en el proyecto de la Reforma Educacional Parvularia / Paro trabajadores municipales de Valdivia / el 4 noviembre movilización nacional del movimiento “No mas AFP destacando” / trabajadores de las futuras línea 3 y línea 6 del metro / Segunda jornada de movilización de los trabajadores a honorarios agrupados Federación de Trabajadores a Honorarios Públicos y que tendrán su primer encuentro nacional el 22 de noviembre / marcha de más de 40 presidentes de Federaciones y Sindicatos de trabajadores del ámbito de la generación, transmisión y distribución de Energía Eléctrica, Empresas de Obras Sanitarias y del Gas haciendo entrega de una carta en el Ministerio del Trabajo que solicita derogar el Artículo N°384 del Código del Trabajo que priva del ejercicio del derecho a huelga a sindicatos denominados “estratégicos”.

Esta tendencia, a la “ilegalidad” de las luchas de los trabajadores tiene su marco en la inexistencia de derecho efectivo a huelga que empuja a la acción de los trabajadores por fuera de la legalidad. Como señaló el informe de DDHH de la Universidad Diego Portales, “el panorama del derecho a huelga es desolador”: 1) Leyes y normas anti-sindicales: “Nuestro derecho interno es particularmente hostil y desconfiado en torno al ejercicio del derecho de huelga: solamente puede ser ejercido por los trabajadores del sector privado en el marco de una negociación colectiva reglada, estando prohibido para los trabajadores del sector público”, sumando a los reemplazantes en huelga y la Ley de Seguridad Interior del Estado que sanciona con penas de cárcel a trabajadores que bloquean el tránsito, paralizan funciones, etc. 2) Tribunales. “La hostilidad del discurso predominante en nuestros tribunales superiores de justicia es preocupante”; 3) Actuación de la Dirección del Trabajo “tiene un efecto profundamente negativo para el respeto de derecho a huelga en el escaso margen que la ley tolera para su ejercicio”; 4) el rol de los medios de comunicación: “sólo consideran los aspectos negativos” de los derechos sindicales. “Poco o nada se dice respecto del contenido de las reivindicaciones levantadas por los trabajadores, de sus denuncias o reclamos, entre otros puntos”.

Según el Observatorio de Huelgas Laborales, tomando este año sólo hasta hasta agosto, priman las huelgas ilegales, donde el número de trabajadores comprometidos sería mucho mayor, con 12.273 en huelgas legales (un promedio de 133 trabajadores por huelga) y 182.256 en huelgas ilegales (2.314 promedio por huelga), un promedio cerca de 25 veces más masivas que las legales en cuanto a trabajadores involucrados; fenómeno que la patronal se prepara para erradicar. Como señala uno de sus medios: “Uno de los puntos en los que coinciden las ramas que componen la CPC es que se deben sancionar las huelgas ilegales. “No podemos permitir que existan paros ilegales, por ejemplo, dentro de las denominadas empresas estratégicas. No puede ser que no haya sanción en esos casos. Hoy no se les ha aplicado la ley quienes han parado ilegalmente”, dice un dirigente de la CPC.” (Pulso. 08-10).

Y así, mientras aumentan las luchas “ilegales” de la clase obrera, poniendo en movimiento sus fuerzas, los patrones resisten las reformas, activan la ofensiva frente a la desaceleración, y se preparan para enfrentar el aumento de la lucha de clases de los trabajadores.

La “rebelión desde las bases” de los profesores

¡Todo o Nada! ¡Paro Indefinido hasta conquistar las demandas! ¡Fuera Gajardo y la burocracia sindical! ¡Asambleas regionales y Nacional de delegados!                                                                                                         

 Y mientras por derecha, contra la reforma educacional se organizan los sostenedores, arrastrando a apoderados junto a diputados y senadores de la UDI y RN; por izquierda, espontáneamente y contra la dirección sindical de la Nueva Mayoría en el Colegio de Profesores, las bases se rebelan contra el gobierno: rechazan la “agenda corta”, quieren incidir en la reforma educacional y plantean el “todo o nada”. El gobierno les dió un portazo con la reforma educacional, sin su participación y un nuevo portazo con la “agenda corta” sin resolver sus demandas (titularidad a profesores a contrata; bono de retiro frente a las míseras jubilaciones; aumento ingreso mínimo docente; fin al agobio laboral y deuda histórica). La burocracia sindical dirigida por Jaime Gajardo del Partido Comunista (y también Bárbara Figueroa de la CUT), como correa de transmisión del gobierno Bachelet intentó legitimar lo ofrecido por el gobierno (migajas) con la “Consulta Nacional Docente”: en ella más del 54% de los profesores (de 60.000, colegios y no colegiados) votaron rechazando la oferta del gobierno, golpeando duramente al Mineduc y en particular a la burocracia sindical de Gajardo, que quedó debilitada.

Iniciaba la “rebelión desde las bases” docentes con el rechazo al acuerdo y con el paro y la movilización como métodos de lucha. Así hicieron en la VIII región del Bio-Bio, que iniciaron paralizaciones en diversas comunas exigiendo el paro nacional indefinido para conquistar sus demandas, e impusieron el primer paro nacional de profesores, saliendo masivamente a las calles. Luego, el 24 de octubre, impusieron un “Plan de Lucha” que la burocracia tuvo que tomar (moderándolo) reubicándose para no ser sobrepasados, llamando al segundo Paro Nacional el 29 de octubre y el tercer Paro Nacional de 48 horas el 5-6 de noviembre, y con la amenaza del Paro Nacional Indefinido desde el día 10. Los tres paros nacionales con movilización fueron un éxito. El 05-11, 25.000 profesores marcharon por lascalles de santiago, junto a la CONES (Coordinadora de estudiantes secundarios) y la Corpade (Coordinadora de padres y apoderados por el derecho a la educación), que se replicó en todas las ciudades del país con un 90% de adhesión y 75.000 profesores en las calles, junto a tomas al ministerio en santiago o la seremi de viña del mar.

La fuerza del paro y la movilización puso en alerta al gobierno y al Mineduc frente a la amenaza del Paro Nacional Indefinido. No sólo a ellos, también a la burocracia sindical de la Nueva Mayoría, que dejó entrever que si el gobierno accedía a algunos cambios se bajaba el “ultimátum”. Así se gestó el “telefonazo”: con un llamado telefónico el día del Directorio Nacional del Colegio de Profesores, Valentina Quiroga del Mineduc ofreció parcialmente dos miserables puntos de 5 de la agenda corta, y Jaime Gajardo y su burocracia salieron a aceptarlos, a espaldas de las bases, que los rechazaría.

Este lunes, la rebelión dio un salto cualitativo. Decenas de miles de profesores del país paralizaron en sus liceos, se movilizaron, cortaron rutas y calles, hicieron concentraciones, desplegando una amplia espontaneidad combativa de base, planteando el Paro Nacional Indefinido y la censura a la mesa directiva. Actualmente más de 130 comunas del país y más de 40.000 profesores en paro indefinido. Ante esta insubordinación desde las, Gajardo tuvo que salir a reubicarse para no perder la cabeza y este jueves se rompió la mesa con el Mineduc.

Se impone luchar por Asambleas Regionales desde las bases y una Asamblea Nacional abierta y con delegados para imponer el Paro Nacional Indefinido e ir por el “todo o nada” como dicen los profesores de base y sacar a la burocracia sindical. La llamada “disidencia” debe convocar desde ya masivamente a estas asambleas ampliando la fuerza de la movilización y de las bases, y no buscar contener o moderar la rebelión contra la dirección ni llamar a “mesas de trabajo” estériles con el Mineduc. Para echar abajo a Gajardo y a toda la burocracia sindical, hay que construir una herramienta combativa y clasista como hacen los profesores de la agrupación Nuestra Clase.

Lo del Colegio de Profesores lo está viendo todo el movimiento obrero organizado. Es expresión de la profunda “crisis de representación” del movimiento sindical, la “punta del iceberg” de la burocracia sindical oficialista, con Bárbara Figueroa a la cabeza, que ha llevado a la CUT y los organismos sindicales a ser la correa de transmisión del gobierno, y abre tensiones en la superestructura sindical por donde puede emerger la lucha de bases. Hay que prepararse en esta perspectiva, por el desarrollo de la auto-organización desde las bases, la independencia frente al gobierno, los empresarios y sus partidos, y por un nuevo movimiento obrero combativo, anti-burocrático, clasista y revolucionario.

About author

ptr

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

t10 arch

t111

enero 2018
L M X J V S D
« feb    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

t12

enero 2018
L M X J V S D
« feb    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

t13 cqt

t15

quince no rima con linc o si, aveces gracias ni hay de queso no mas d epapa