PTR

CPS 218: Asientos, salones y plazas

CPS 218: Asientos, salones y plazas

Mientras la derecha está arrinconada con el caso Penta, tres importantes reformas avanzan: fue finalmente aprobada en general en el Senado la primera parte de las leyes de la reforma educacional (el fin al lucro, al co-pago y a la selección conocida ahora como “de inclusión”) y para el 31 de enero debería ser despachada con los matices de la DC con su nueva cocina. Y el lunes 29 se presentará la reforma laboral, después de un tira y afloje entre los empresarios, la CUT y el Gobierno. La reforma al sistema electoral binominal también está cerca de ser ley.

La derecha y los empresarios están arrinconados pero no detenidos: ante la reforma al binominal, anunciaron que la impugnarán en el antidemocrático Tribunal Constitucional; anuncian lo mismo para la reforma educacional; la campaña desde sus medios de prensa contra las reformas recrudeció los últimos días.

¿Y cómo se responde ante esta campaña que busca o impedir directamente o moderar cada una de las reformas? Entre asientos, salones y la plaza. ¿Pero quién está dónde? Aunque usted no lo crea, observe: en los salones está la CUT, encerrada en las oficinas de la OIT y del Ministerio de Trabajo; en los cómodos asientos del Parlamento los diputados y senadores preparando una nueva cocina. ¿Y en la calle? En la calle no está la CUT, ni la CONFECH, ni la CONES, sino que está… ¡la CONFEPA, que es funcional a la derecha! con su acampe en la Plaza de la Constitución.

Las leyes de la inclusión de la reforma educacional y la nueva cocina

Fueron aprobadas en general las leyes del fin al co-pago, fin a la selección y fin al lucro. ¿Pero, se les pondrá fin efectivamente? Lo lamentable es que no. El co-pago no se terminaría más que en… ¡20 años! y tal vez, ni siquiera para todos los casos. La selección, sólo terminaría para algunos casos. El lucro, se revestirá de arrendamientos y comodatos. Solo cambian las reglas del juego, con mayor regulación, no el juego mismo del mercado en la educación.

¿Cómo así? Con una nueva cocina. En la reforma tributaria valió la cocina del senador DC Andrés Zaldívar, con la derecha. En la reforma educacional, la cocina es dentro de los senadores de la Nueva Mayoría: a los diputados de la coalición oficialista que se había invitado, se les canceló la invitación, y los senadores DC, con el PPD Ricardo Lagos Weber y el PS Carlos Montes están preparando este nuevo plato con malicia, desde sus cómodos asientos de parlamentarios millonarios. ¿La CONFECH, la CONES? Sólo se disponen a servirse este plato picante. Increíblemente, a diferencia de la derecha y los empresarios, que utilizan todo su arsenal.

Los contragolpes de la derecha

La derecha está arrinconada. El caso Penta la sigue penando. En el Parlamento su minoría la limita. Pero como buenos ex funcionarios e hijos de la dictadura no aceptan su minoría. Y salen a contragolpear.

Amenazan con que si ellos caen, caerán todos: Una comisión de la UDI investiga los aportes reservados de empresarios a los  candidatos de la Nueva Mayoría, para encontrar irregularidades como las de ellos.

Buscan activar los mecanismos heredados de la dictadura: El senador RN Allamand recurrirá al anti-democrático Tribunal Constitucional para impedir la reforma al sistema electoral binominal, y harían lo mismo con las leyes de reforma educacional.

Utilizan todos sus medios de comunicación en una campaña masiva, diaria y sistemática contra cualquier reforma. La derecha ahora presenta para entorpecer una propuesta propia de reforma laboral, pro-empresarial, y con giras por el país incluidas.

Sus dirigencias y familias están protegidas, como el hijo del senador RN Carlos Larraín absuelto en un segundo juicio después de haber sido condenado en un primer juicio, por el mismo tribunal y con las mismas pruebas, tras haber atropellado a un joven pobre manejando alcoholizado.

Los empresarios volvieron a una activa militancia, y a través de sus asociaciones como la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) y la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA) presionan, solicitan reuniones solo para amenazar, y chantajean.

No contentos con eso, siguen en las calles. A través de la CONFEPA, se instalaron en un acampe en la Plaza de la Constitución para exigir una reunión a Bachelet en rechazo a la reforma educacional.

Utilizan todo su arsenal en defensa de sus privilegios. Y si las dirigencias burocráticas de las organizaciones estudiantiles descansan en los cómodos asientos de los parlamentarios de la Nueva Mayoría aunque preparen nuevas cocinas, las dirigencias burocráticas de la CUT se acomodan en los salones cerrados de puertas bien cerradas para sus bases.

Una reforma laboral entre cuatro paredes

La reforma laboral estuvo a punto de sucumbir. Varias veces se postergó su presentación, que iba ser originalmente en octubre, para presentarse finalmente el lunes 29 de diciembre. Días antes de este día, la dirigencia burocrática del PC y el PS de la CUT se vio obligada a retirarse de una reunión en el Mineduc declarando que reunirse no había servido nada. La CPC a su vez declaró que no firmaría ningún acuerdo. Nuevas reuniones de urgencia calmaron los ánimos. La prensa patronal filtraba informaciones distintas. Los empresarios declaran que más que ser una reforma laboral es una reforma sindical. Los sindicatos declaran que se lograron 9 puntos de 25. El Gobierno pone paños fríos diciendo que no es una reforma sino una agenda laboral, es decir, algo más acotado que las expectativas de millones de trabajadores.

¿Traerá beneficios? Sí, pero a la manera de la Nueva Mayoría (ver CPS nº 216), tibios, moderados, a medias. Por ejemplo, habría titularidad sindical y fin del re-emplazo en huelga, pero seguirá el despido “por necesidad de la empresa”, un arma de los empresarios para sus represalias contra los trabajadores después de la huelga.

Si la CONFEPA se mantiene en las calles, la dirigencia burocrática del PC y el PS de la CUT se jugó todo en los salones cerrados de las oficinas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y del Ministerio de Trabajo, con muñequeos, tiras y aflojes. Que seguirán en el Parlamento de parlamentarios millonarios, que legislan para sus jefes los patrones.

Las demandas se arrancan con los métodos de la lucha de clases

Por una Asamblea Constituyente Libre y soberana basada en la movilización

Hoy en las calles, está la derecha, que además recurre a todo su arsenal en defensa de sus privilegios. Las dirigencias burocráticas de los trabajadores y los estudiantes siguen regalando la calle, como todo estos últimos meses, mientras se reúnen en salones cerrados y esperan que se resuelva todo en los cómodos sillones de los parlamentarios de la Nueva Mayoría, matando en el Parlamento las expectativas abiertas.

Para que no mueran en el Parlamento y llevar nuestras demandas hasta el final, hay que terminar con la casta de políticos patronales haciendo que ministros y parlamentarios ganen lo mismo que un trabajador calificado, y uniendo las demandas de los estudiantes y trabajadores a la lucha por una Asamblea Constituyente Libre y soberana basada en la movilización.

Para esta lucha, hay que poner en pie un partido revolucionario de la clase trabajadora para la lucha de clases, como el que lucha por construir nuestra joven liga el Partido de Trabajadores Revolucionarios (PTR).


Comentario Político Semanal del PTR-CcC n° 218
Asientos, salones y plazas
Nicolás Miranda
26-12-2014


 

About author

ptr

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

t10 arch

t111

junio 2018
L M X J V S D
« feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

t12

junio 2018
L M X J V S D
« feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

t13 cqt

t15

quince no rima con linc o si, aveces gracias ni hay de queso no mas d epapa