PTR

Un trabajo de enorme exposición y muchas veces de invisible valor.

Un trabajo de enorme exposición y muchas veces de invisible valor.

 

Ser Recolector de la basura.

Son las 6 de la mañana y entre apresurados sorbos de té, una ducha corta y rápidas corridas para alcanzar la F12 – la única micro que deja cerca de la planta de residuos en la jornada de mañana en el sector-comienza así el dia quien se desempeña como trabajador recolector de la basura de la comuna de Pte. Alto.

Un trabajo de enorme exposición y muchas veces de invisible valor.

Con 29 años, dos hijos pequeños y un hogar que mantener  Rodrigo nos relata el diario vivir de su labor.  Nos señala con énfasis que  “a la pega se llega tempranito, uno cuando es responsable llega a todos lados a la hora, sobre todo si es la pega  y lo que mantiene el sustento de la casa y la familia”.

Nos cuenta que a la planta se llega a trabajar altiro, pues  todos comienzan a las 7 de la mañana en punto a ordenar cada una de las herramientas para salir a la calle, se refiere a las palas, escobillones y las “ponchas” -que son los paños de género grandes- que los mismos recolectores al andar en el recorrido han encontrado tirados entre medio de la basura  y artesanalmente  usan como una pala que permite entre varios “ peonetas” -como ellos mismo se llaman-  recoger  más rápido y sin tanta complejidad harta basura  a la vez.  El conductor del camión  por su parte hace lo suyo  llena de petróleo la “maquina” y le pide al único mecánico de la planta que “le eche una mira al camión” antes de salir para no quedar en pana en el transcurso del turno, los que alcanzan toman desayuno no mas, no tenemos un casino, esta la señora del quiosco de la esquina y ahí tenemos que ir, termina diciéndonos para poder terminar de contarnos la primera parte de la jornada.

A lo que avanzamos la conversación Rodrigo nos comunica alegremente (aunque el cansancio se nota a la vista) que la calle se ve más bonita sin basura, pero que la gente si quiera se percata muchas veces de eso, ni menos los jefes.

Nos adentramos a preguntarle por las condiciones en que se trabaja en la calle, entre fríos y lluvias en el invierno y el sofocante calor del verano.

No dice que  son tres los recolectores de basura que andan en un camión, más el conductor. “Solo  a veces nos echamos bloqueador pal Sol que el segurito en la planta a regañadientes nos pasa”  la ropa es ahí no mas, queda toda mojada en el invierno porque no es impermeable y terminamos usando la nuestra por comodidad también. Casi nunca almorzamos tenemos media hora de colación que hace poco el sindicato logro con los jefes, pero eso significa devolvernos a la planta y preferimos quedarnos en la calle para terminar más pronto el sector que nos corresponde limpiar y ahí comernos en cualquier lugar un pan o una bebida, pero pocas veces lo hacemos “porque comer entre la basura no es agradable para nadie” explicita Rodrigo.

Ahora existe el “gato” que es un yale que la empresa nos paso para poder cargar los basureros grandes y los montones de basura que se acumulan sobre todo los días de feria, Rodrigo se refiere también en la conversación  a los bajos sueldos que a fin de mes reciben y que ellos como recolectores han utilizado “ la poca”  como se denomina al tarro de propinas que han implementado los mismos trabajadores  como  un mecanismo para aumentar sus ingresos a partir de la petición de dinero “ voluntario” a los vecinos de los sectores donde se recolecta la basura para poder llegar menos precarios a fin de mes. Bien expresa nuestro entrevistado cuando nos comunica que “yo sé que eso no soluciona nà, que es una alternativa parche que hemos hecho nosotros mismos, porque deberían ser lo jefes, los dueños de la planta quienes debiesen aumentarnos los morlacos, no nosotros andar mendigando por nuestro trabajo”.

Polvo, infecciones, enfermedades, cortes, residuos tóxicos, peleas con la gente y mordidas de perro son algunos de las situaciones de riesgo que a diario se exponen los trabajadores que a en turnos de noche y día retiran de nuestros barrios la basura. Una labor enormemente incluso invisibilizado por muchos y sin duda mal pagada  y abusada por los dueños de las plantas de recolección y sus jefaturas.

El relato de Rodrigo, nos invita a mirar de manera más profunda la precariedad y las condiciones adversar que los recolectores de la basura viven en su cotidianidad laboral.

Al ir concluyendo en el encuentro , ya pasada las 8 de la noche Rodrigo nos informa de una movilización que el año 2013 dieron sus compañeros de trabajo – aun no entraba este a trabajar a la planta- y que él se entero por boca de sus colegas,  nos cuenta que se paralizaron un día y que dejaron la embarrada en las calles porque la basura se atocho por horas y  -expresa con tono de seguridad-  “un paro de los basureros se convierte en un problema hasta sanitario cuando eso sucede”  pero que el valora de manera importante  tal experiencia,  a los dirigentes recuerdo por lo que dicen mis colegas , les pegaron por haber negociado vendiéndose incluso.

Nosotros tenemos un sindicato que ahora pronto cumplimos un año de vida y que haremos una fiesta para celebrarlo y que esperamos pueda tomar más vida, porque es nuevo y todo, y porque además a partir de lo que se vive todos los días en este trabajo, es necesario usar , así los jefes no nos pasan a llevar.

Por Zikuta.

Fuente: La Izquierda Diario.

About author

ptr

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

t10 arch

t111

enero 2018
L M X J V S D
« feb    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

t12

enero 2018
L M X J V S D
« feb    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

t13 cqt

t15

quince no rima con linc o si, aveces gracias ni hay de queso no mas d epapa