PTR

Reforma educacional: El proyecto que tiene más detractores que adherentes sigue causando polémica

Reforma educacional: El proyecto que tiene más detractores que adherentes sigue causando polémica

Tras haber sido aprobado por diputados, el proyecto de reforma educacional sigue causado controversias y más dudas que certezas en un año que estará marcado por el debate político y por el impacto que pueda causar la aprobación y entrada en vigencia del conjunto de las reformas prometidas en la campaña presidencial de Bachelet, las cuales ya instalan la polémica y el desacuerdo.

Por Ángela Gallardo Suárez

Fuente: El Dinamo

 

Ya a finales de enero, la reforma educacional, más conocida como “proyecto de inclusión” que pone fin al lucro, el copago y la selección escolar, fue aprobada en el Congreso, generando múltiples reacciones, a favor y en contra (aunque más en contra), de distintos sectores políticos y sociales que se han manifestado respecto a una de las reformas más polémicas y sentidas del último tiempo. Dirigentes estudiantiles, políticos, apoderados, organizaciones políticas, son algunos de los grupos que se han referido al controversial proyecto de ley.

El gobierno de la Nueva Mayoría viene buscando anotarse “puntos” a favor, por medio de la aprobación de iniciativas como es el caso de la aprobación del Pacto de Unión (PUC), la reforma al sistema Binominal; el envío del proyecto de reforma laboral, la presentación del proyecto que busca despenalizar el aborto en tres casos, y ahora, aprobando la reforma educacional, exigencia que han intentado usurpar de las calles y canalizarla a través del proyecto de “inclusión”. Luego de haber sido aprobada por los diputados, y haber estado ocho meses en tramitación, el Ministro Nicolás Eyzaguirre anunció victorioso que “creo que al final del día y esperando los proyectos que quedan, tengamos claro que la democracia ha construido sus propios fundamentos sobre lo que debe ser una educación para todas y todos”, aumentando las tensiones entre el oficialismo y la oposición, donde esta última ha sido la principal defensora del mercado educativo y de mantener su negocio sin limitantes ni ningún tipo de fiscalizaciones.

Las críticas por derecha a la reforma, han sido protagonizadas tanto por la oposición, por sectores más conservadores de la Nueva Mayoría como algunos políticos de la Democracia Cristiana, por la Iglesia, y por la organización social Confepa, la cual se hizo presente en el momento de la aprobación del proyecto (siendo obligada a retirarse de la sesión), alarmando que este sería “la muerte de la educación particular subvencionada”. Claramente, ninguno de estos sectores mencionados va a querer que se le toque un “pelo” al negocio en la educación, ni que se perjudique a la educación privada, ni siquiera que se regule o se fiscalice como lo quiere el gobierno, que más bien busca “regular el negocio de la educación”.

Una reforma educacional que no es aprobada por sectores del movimiento estudiantil

“Hoy no estaríamos legislando esta reforma si no hubiese sido por la lucha del movimiento social…”, salió a plantear la diputada del Partido Comunista, Camila Vallejos, quien acierta en decir que la razón por la cual el Parlamento tuvo que legislar una reforma sobre educación, tiene que ver con la presión en las calles de miles de jóvenes que salieron a luchar el 2011 y los años posteriores; sin embargo, omite que la propuesta de reforma educacional está lejos de cumplir las exigencias que se instalaron en las calles, por medio de paros y tomas, y que el actual gobierno buscó canalizar por medio de este proyecto. ¿Lograrán contener y evitar próximas movilizaciones?

Los dirigentes estudiantiles de la Confech (Confederación de Estudiantes de Chile), prácticamente permanecieron mudos durante todo el debate sobre la reforma educacional. Mientras el gobierno moderaba el proyecto y cedía frente a las presiones más conservadoras de su sector, y la derecha atravesaba (aún) la crisis política y de legitimidad más fuerte del último tiempo; los dirigentes estudiantiles no estuvieron a la altura de defender las demandas históricas del movimiento estudiantil que bastante lejos están del proyecto. Una vez que fue aprobado, la Fech (Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile) lanzó un video en contra de la reforma, criticándola, y planteando que no cumple las expectativas de los estudiantes.

Mostrando que aún mantienen una confianza en el gobierno que desde un principio se opuso a la gratuidad universal sin límites, los dirigentes por medio de su video plantearon que “se nos dijo que habría una transformación profunda y que todos los actores íbamos a ser parte de ella. Sin embargo, al poco andar, quedaron en evidencia sus verdaderas intenciones”, remarcando que “esta no es una reforma por la cual nos movilizamos”; reflexión bastante tardía por parte de quienes dirigen el organismo principal de los estudiantes, y el que podría haber jugado un rol realmente activo y de oposición ante una reforma que sigue manteniendo el negocio educativo.

Valentina Saavedra, presidenta de la Confech, manifestó que “los estudiantes hemos sido claros, la reforma educacional sólo es posible cuando se acuerda con la sociedad. No estamos para ser espectadores, estamos para transformar la educación. Este 2015 nos movilizamos para ser protagonistas de los cambios”, anunciando ya próximas movilizaciones, debido a que el descontento hacia la reforma es demasiado evidente, lo cual es probable que genere un mayor rechazo, y con esto, futuras paralizaciones, de las que la Confech deberá hacerse cargo y convocar.

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), Ricardo Sande, dijo que “no se nos ha considerado como un actor social importante a la hora de discutir estos proyectos de ley”. Por su parte, el vocero de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (CONES), Ricardo Paredes, “valoró” la aprobación del proyecto, poniendo énfasis en que el proyecto no fue discutido con todos los actores sociales y llamando a ”reforzar las movilizaciones” para este año.

Difícilmente, el proyecto sobre “inclusión” dejará de causar polémicas y diferencias, pues es parte de la discusión y exigencia que instalaron los estudiantes hace cuatro años, por medio de lucha y movilización, y que actualmente, está queriendo ser canalizado por el gobierno. Los dirigentes estudiantiles ya anunciaron próximas movilizaciones para este 2015, un llamado de alerta que tuvieron que materializar, debido al alto rechazo por parte del movimiento estudiantil ante la reforma que lejos está de cumplir con todas las expectativas impuestas en las calles.

 

Fuente: La Izquierda Diario.

About author

ptr

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

t10 arch

t111

octubre 2018
L M X J V S D
« feb    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

t12

octubre 2018
L M X J V S D
« feb    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

t13 cqt

t15

quince no rima con linc o si, aveces gracias ni hay de queso no mas d epapa