PTR

CPS 224: Se desploma la derecha, suben las reformas, aumenta la efervescencia

CPS 224: Se desploma la derecha, suben las reformas, aumenta la efervescencia

En la encuesta Adimark del mes de enero, la derecha se desploma con un rechazo del 78% y el de la Nueva Mayoría es de un importante 55%, la aprobación a Bachelet vuelve a aumentar después de meses al 44%, también aumenta el apoyo a las reformas por primera vez desde el inicio de su discusión, aunque el rechazo al Parlamento se mantiene en el 60%.

Resultados dispares para el régimen, con un Gobierno que encuentra un punto de apoyo, una oposición que se hunde, y las instituciones en persistente crisis.

Este punto de apoyo lo fortalece para su intención última de desmovilizar a estudiantes y trabajadores. Pero en el difícil equilibrio de querer dejar a todos contentos pretendiendo a la vez responder con sus reformas a las demandas, pero cocinándolas en el Parlamento para moderarlas, alimenta la efervescencia política.

Y cada ocasión lo demuestra, con pugnas entre los de arriba, y cuestionamientos desde abajo. Entre los de arriba, ante la discusión del aborto, la Iglesia Católica vuelve a salir al ruedo y hasta llama a movilizarse; en la derecha se trizan. Desde abajo, los pueblos originarios rechazan la falsa consulta, los trabajadores denuncian los ataques en la minería, la dirigencia de la CUT después de festejar el proyecto de ley laboral, debe remarcar sus críticas a las que se agregan las criticas y exigencias de sindicatos base, la CONFECH se divide ante el anuncio de postergación de la ley de gratuidad para la educación superior.

Aunque a efervescencia política no cede, el Gobierno salió fortalecido de su primer año. Hay que sacar las lecciones: no se puede dejar en el Penta-Parlamento la solución de las demandas de trabajadores y estudiantes.

La derecha se desploma, y se triza

En medio del fragor del caso Penta, la derecha cayó en su aprobación de 20% a 11%, al mismo tiempo que se desplomaba con un aumento del rechazo que alcanzó el 78%, según la encuesta Adimark.

Con el impacto de este resultado, la derecha se trizó. Si venía de un “sálvese quien pueda”, ahora es peor. En la UDI, su ex presidente y diputado Patricio Melero recomendó convocar a un Consejo General para revisar la directiva. Uno de los actuales miembros de la directiva el diputado Gustavo Hasbun respondió con indignación que fue en la presidencia de Melero que los aportes Penta cundieron agregando que “fue la peor gestión que ha tenido el partido”. Los senadores de RN llamaron a la UDI a cambiar su directiva. Los pedidos de cambio aumentan con los días, pero sería la vuelta de las viejas figuras. Como ir de Guatemala a Guatepeor. Mientras tanto, el presidente UDI Silva salió de escena. Y en poco más, vendrá otro terremoto: la formalización del histórico dirigente UDI Jovino Novoa, que ya renunció a su estudio de abogados. Otra empresa nacida en dictadura, el grupo Cruzat se suma al escándalo. La derecha, se debilita, y mientras tanto, el Gobierno se fortalece.

Aumenta el apoyo a Bachelet y a las reformas: ¿un ánimo de reformas?

En la misma encuesta, el apoyo a Bachelet aumenta al 44%, también sube el apoyo a su gobierno. Aunque el rechazo a la Nueva Mayoría es alto: 55%.

Hay algo nuevo, que no puede dejarse de lado: sube el apoyo a las reformas. La reforma Tributaria aumentó de 42% a 49%. La reforma Educacional, de 43% a 50%.

¿Un punto de inflexión? Es probable, pues se produce cuando, pasada la tramitación parlamentaria de las primeras reformas con sus fuertes debates, lograron aprobarse. Una detrás de la otra para cerrar el año: fin al binominal, ley de inclusión educacional, Acuerdo de Unión Civil, Ministerio de la Mujer.

Un ánimo de reformas, después de trastabillar, parece instalarse.

Pero instalándose con más confianza un ánimo de reformas, ¿podrán encausarlo con las coaliciones políticas patronales con altos rechazos?

Mayor efervescencia política

Por el momento, se amplía la efervescencia política. Por arriba y por abajo.

Por arriba, veíamos las trizaduras de la derecha. Pero hay más. Los empresarios están divididos en la elección de las presidencias de sus asociaciones (Confederación de la Producción y el Comercio- CPC, Sociedad de Fomento Fabril- SOFOFA) por el perfil que deben tener: si más confrontacional o más dialoguista. La Universidad Católica se puso a militar contra el aborto: su Rector anunció que, aunque se apruebe la ley que despenaliza el aborto en tres casos (inviabilidad del feto, violación, riesgo de vida de la madre) no permitirá que se realice en su Red de Salud, y anuncia que infringirá la ley, a la vez que hace uso y suplica por fondos públicos aunque actúe como un Estado aparte. La Iglesia Católica, a través de su jefe el Cardenal Ezzati, llama a los católicos a movilizarse en las calles.

La derecha, viene comenzando a salir a las calles: con campañas mediáticas y activando asociaciones de empresarios pequeños (en la reforma tributaria), con marchas callejeras (con la CONFEPA por la reforma educacional), ahora ante el aborto (con la Iglesia), y anunciando que marcharán ante la gratuidad en la Educación Superior (con la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC) que ganó la derecha a fines del 2014).

Por abajo y por izquierda, también hay efervescencia. Los pueblos originarios han rechazado la Consulta del Ministerio de Desarrollo Social hecha para la creación del Ministerio y los Consejos de Pueblos Indígenas. Con el proyecto de ley laboral, la CUT está dividida: tras la aprobación de la Presidenta PC Bárbara Figueroa las críticas arreciaron por la letra chica: Arturo Martínez, como si no tuviera nada que ver, aunque es parte del Directorio y fue presidente anteriormente dejando pasar todos los ataques de los patrones y anteriores Gobierno de la Concertación. Los sindicatos base y Federaciones también critican el proyecto de ley, o algunos aspectos. Ante el anuncio de postergación del proyecto de ley para la gratuidad en la Educación Superior, la CONFECH se dividió: la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH) rechazó este anuncio, y el presidente de la FEUC lo aplaudió: y claro, la derecha está en contra de la gratuidad. Ante los ataques de las empresas mineras (quita de bonos de Codelco, retiros “voluntarios” de Escondida), los trabajadores comienzan a discutir cómo enfrentarlos, resta por ver si sus dirigencias estarán a la altura, y pasan de las declaraciones a los hechos.

Con esta efervescencia, el ánimo reformista que pareciera instalarse, puede en lo inmediato fortalecer al Gobierno, pero también, alentar y reavivar expectativas, que le permitan a trabajadores y estudiantes evitar a cocina parlamentaria. Por ahora, prevalece la primera de estas dos posibilidades, como nos nuestra el caso Penta.

El caso Penta, una lección: no dejar las demandas en manos del Penta-Parlamento

El caso Penta re-abrió y aumentó el rechazo a las instituciones del régimen, sus partidos, su Parlamento. Pero la conmoción pasa allá arriba. Por abajo, aumenta el rechazo, pero pasivo. Esto les da márgenes a los arreglines y re-ingenieras de corta vida, como el anuncio de la “nueva” coalición de derecha, o los diálogos gobierno-derecha para una nueva ley de financiamiento de la política.

Es decir, seguirán apernados arreglándose los bigotes entre ellos. En el Penta-Parlamento, sazonados en su cocina, se cuidan las espaldas contra el pueblo trabajador.

Es que hace falta construir una alternativa de los trabajadores, independiente de todos los partidos del régimen.

Para conquistar todas las demandas: ninguna confianza en los partidos patrones de la Nueva Mayoría y la derecha

Por una Asamblea Constituyente Libre y soberana basada en la movilización

Para que no se cubran las espaldas entre ellos. Para que las leyes y reformas no sean cocinadas por la Nueva Mayoría en el Parlamento. Para que la derecha y los empresarios no impidan el cumplimiento de las demandas en defensa de sus privilegios, hay que confiar solo en las propias fuerzas, sin ninguna confianza en ninguna variante patronal. Lo que dan con la mano izquierda de los anuncios de reformas, lo quitan con la mano derecha de la letra chica y la cocina parlamentaria.

Si no se da una salida de los trabajadores independiente de toda variante patronal, la salida la darán ellos con nuevos arreglines, con nuevas cocinas, indicaciones y letras chicas, con más represión.

Tratan de taparlo todo con sus reformas con letra chica. Abren ventanas, pero para cerrar puertas. Los parlamentarios de sueldos millonarios, lejos y ajenos así de las necesidades del pueblo trabajador, seguirán moderando todo.

Cada demanda sólo podrá ser arrancada con los métodos de la lucha de clases. Y uniéndola a la lucha contra esta casta impune, y ajena a nuestras necesidades, de parlamentarios y funcionarios de sueldos millonarios, que matan en el Parlamento y en la discusión en los Ministerios las expectativas abiertas.

Para terminar con toda su impunidad. Para que nuestras demandas no mueran en el Parlamento, tenemos que arrancárselas e imponérselas en nuestros propios términos. Comenzando por luchar por terminar con la casta de políticos patronales haciendo que ministros y parlamentarios ganen lo mismo que un trabajador calificado, y uniendo cada una de las demandas de los estudiantes y trabajadores a la lucha por una Asamblea Constituyente Libre y soberana basada en la movilización.

Para esta lucha, hay que poner en pie un partido revolucionario de la clase trabajadora para la lucha de clases, como el que lucha por construir nuestra joven liga el Partido de Trabajadores Revolucionarios (PTR).

 


Comentario Político Semanal del PTR-CcC n° 224
Se desploma la derecha, suben las reformas, aumenta la efervescencia
6-2-2015
Nicolás Miranda


 

 

 

About author

ptr

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

t10 arch

t111

mayo 2018
L M X J V S D
« feb    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

t12

mayo 2018
L M X J V S D
« feb    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

t13 cqt

t15

quince no rima con linc o si, aveces gracias ni hay de queso no mas d epapa