PTR

CPS 225: Errores, tropiezos, pasos en falso

CPS 225: Errores, tropiezos, pasos en falso

Un régimen con pies de barro.

Tras el cierre del año político con triunfos para el Gobierno y la Nueva Mayoría, aprobando sus leyes y subiendo en las encuestas, incluida la aprobación de todas las reformas incluyendo la laboral, le siguió en forma inesperada una suma de errores, tropiezos y pasos en falso que se sucedieron en pocos días: el diputado DC Lorenzini culpando a las mujeres por ser violadas, y teniendo que disculparse públicamente; Jovino Novoa con maniobras judiciales dilatorias, fallidas; una manifestación derechista contra Bachelet en lanchas de paseo, que más bien parecían las vacaciones de une elite; Marco Enríquez Ominami (MEO) que aparece más en los medios, suplicando un lugarcito en la Nueva Mayoría; la derecha lanzando una nueva coalición, apareciendo como mero interés electoral y para distraer del caso Penta. Y la guinda de la torta: el “Nueragate”, el caso del hijo de la presidenta Bachelet, Sebastián Dávalos, que finalmente debió renunciar.

Cada intento de fortalecer al Gobierno, al régimen y sus instituciones, para usurpar las demandas de trabajadores y estudiantes, choca con nuevas contradicciones, mostrando un régimen con pies de barro: la profunda crisis de legitimidad, que consiguen aun contener, pero no revertir.

Tropiezos, errores, pasos en falso de la derecha

Imputado, no formalizado, en el caso Penta, Jovino Novoa pretendió que la causa pasara del Octavo Juzgado de Garantía al Cuarto Juzgado de Garantía. No lo logró al declararse este último incompetente. Su defensa decidió no apelar: debió reconocer que fue interpretado como un intento de distraer y ganar tiempo.

El anuncio de una “nueva coalición” en la derecha nació muerta: no hay acuerdo, unos creen que deben ir a un partido único, otros a una federación de partidos, otros mantener una coalición. Además, la presentaron como una preparación para las próximas elecciones, cuando lo que tiene la derecha es una crisis profunda política, electoral, ideológica y moral. Y agregaron que era notorio el intento de distraer del caso Penta.

El intento de seguir golpeando a Bachelet llegó al ridículo. Organizaron una manifestación en su casa de veraneo en el lago Caburga con empresarios agrícolas y parlamentarios de la derecha. La manifestación fue en lanchas de paseo: parecía una postal de vacaciones de una elite privilegiada amargada.

El propio caso de Sebastián Dávalos los implicaba: en el cambio del Plan Regulador tiene injerencia el alcalde de Machalí, que es de la UDI.

Así, cada intento de fortalecerse, terminó en su contrario. Más desprestigio, más cuestionamientos, más derrotas.

¿”Autogoles”? Hay algo más.

Tropiezos, errores, pasos en falso de la Nueva Mayoría

El diputado DC Lorenzini, atribuyó a las propias mujeres la responsabilidad de ser violadas: sería, según él, por “tomarse unas copitas de más”. Justo cuando la Nueva Mayoría está instalando el debate. Tuvo que pedir disculpas. Será, pero dijo lo que piensa.

MEO, que se presentaba como alternativa a la Concertación primero, y después a la Nueva Mayoría, suplica ahora un espacio allí con listados comunes para las próximas elecciones, primarias, etc.

La guinda de la torta fue el caso de Sebastián Dávalos, hijo de la presidenta Bachelet. Para pedir un crédito para una de sus empresas familiares, Caval, el hijo de la presidenta se reunió con Andrónico Luksic, vicepresidente y dueño del Banco Chile, por un negocio millonario: ¿y quién se puede reunir con el más rico de Chile, a qué pequeña empresa se le da un crédito por 6.500 millones de pesos, además, otorgado un día después de ser electa Bachelet? Un escándalo de proporciones. Finalmente, a la semana, debió renunciar.

Aquí también, cada intento de fortalecerse, terminó en su contrario. Más desprestigio, más cuestionamientos, más derrotas.

¿”Autogoles”? También aquí hay algo más. ¿Qué es lo que hay?

Apoyo a las reformas: no solo sube aprobación al Gobierno, suben las expectativas y las tensiones

Ya vimos que en las últimas encuestas subió el apoyo no sólo al Gobierno, sino también a las reformas (ver CPS nº 224). Decíamos también que esto podía estar asentando un ánimo a favor de las reformas. Pocos días después, una nueva encuesta registraba que también subió el apoyo a la reforma laboral, fuertemente resistida por los empresarios, incluso en los puntos hechos para satisfacerlos.

Un ánimo a favor de las reformas que podría estar instalándose, significa más exigencias. Más que las moderadas reformas que el Gobierno cocina en el Parlamento. En las reformas educacionales que restan, no postergarlas, no cocinarlas; ir más alla: terminar con los subsidios a los privados. En la reforma laboral, no aceptar las exigencias empresariales, ni la letra chica del Gobierno; ir más allá: por un Nuevo Código del Trabajo. En la discusión del aborto, no ceder a las presiones de la Iglesia ni a las pretensiones de su Universidad Católica de preservarse al margen de las leyes.

Por la discusión de las leyes laborales, se re-activan distintos sectores del movimiento sindical. Y todo se combinará con crecientes ataques de los empresarios contra los trabajadores: en el sector Comercio, los empresarios despidieron 28.000 trabajadores el 2014, en el sector Construcción, los empresarios despidieron 20.000; en la minería, los empresarios despidieron 10.000 y preparan nuevos despidos; en un solo banco, el Scotiabank, sobre 2.000 trabajadores se quiere despedir a 500, un 25% y desaforar a los dirigentes sindicales.

Las tensiones aumentarán. Y también por derecha: la Confederación de Padres y Apoderados (Confepa), ahora con la Asociación Nacional de Apoderados de la Fide (Anapaf) anuncian nuevas marchas en las calles contra la reforma educacional, a la que sumarían a la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica.

Cada paso adelante del Gobierno y la Nueva Mayoría, para usurpar las demandas de trabajadores y estudiantes, multiplica las contradicciones que debe enfrentar. No se trata de “autogoles”, sino que, aunque están logrando puntos de apoyo, no logran afirmarse y volver a ganar legitimidad.

Aunque cuentan aún con ventajas: que la conmoción pasa allá arriba. Por abajo, aumenta el rechazo, pero pasivo. Esto les da márgenes a los arreglines, re-ingenieras, lavadas de cara. Seguir arreglándose los bigotes entre ellos. En el Penta-Parlamento, sazonados en su cocina, se cuidan las espaldas contra el pueblo trabajador.

Es que hace falta construir una alternativa de los trabajadores, independiente de todos los partidos del régimen.

Para conquistar todas las demandas: ninguna confianza en los partidos patrones de la Nueva Mayoría y la derecha

Por una Asamblea Constituyente Libre y soberana basada en la movilización

Para que no se cubran las espaldas entre ellos. Para que las leyes y reformas no sean cocinadas por la Nueva Mayoría en el Parlamento. Para que la derecha y los empresarios no impidan el cumplimiento de las demandas en defensa de sus privilegios, hay que confiar solo en las propias fuerzas, sin ninguna confianza en ninguna variante patronal. Lo que dan con la mano izquierda de los anuncios de reformas, lo quitan con la mano derecha de la letra chica y la cocina parlamentaria.

Si no se da una salida de los trabajadores independiente de toda variante patronal, la salida la darán ellos con nuevos arreglines, con nuevas cocinas, indicaciones y letras chicas, con más represión.

Tratan de taparlo todo con sus reformas con letra chica. Abren ventanas, pero para cerrar puertas. Dan un paso adelante, para dar después dos pasos atrás. Los parlamentarios de sueldos millonarios, lejos y ajenos así de las necesidades del pueblo trabajador, seguirán moderando todo.

Cada demanda sólo podrá ser arrancada con los métodos de la lucha de clases. Cada demanda debemos unirla a la lucha contra esta casta impune, y ajena a nuestras necesidades, de parlamentarios y funcionarios de sueldos millonarios, que matan en el Parlamento y en la discusión en los Ministerios las expectativas abiertas.

Para terminar con toda su impunidad. Para que nuestras demandas no mueran en el Parlamento, tenemos que arrancárselas e imponérselas en nuestros propios términos. Comenzando por luchar por terminar con la casta de políticos patronales haciendo que ministros y parlamentarios ganen lo mismo que un trabajador calificado, y uniendo cada una de las demandas de los estudiantes y trabajadores a la lucha por una Asamblea Constituyente Libre y soberana basada en la movilización.

Para esta lucha, hay que poner en pie un partido revolucionario de la clase trabajadora para la lucha de clases, como el que lucha por construir nuestra joven liga el Partido de Trabajadores Revolucionarios (PTR).


Errores, tropiezos, pasos en falso: un régimen con pies de barro
Nicolás Miranda
13-2-2015


 

 

 

About author

ptr

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

t10 arch

t111

septiembre 2018
L M X J V S D
« feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

t12

septiembre 2018
L M X J V S D
« feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

t13 cqt

t15

quince no rima con linc o si, aveces gracias ni hay de queso no mas d epapa